viernes, mayo 19, 2006

Fraude

No, no me refiero a lo que ha pasado en las actuales elecciones congresuales (si, yo sé que nos habían acostumbrado a decir "congresionales", pero ahora resulta que la fuñia palabra no existe en el diccionario) y municipales. Realmente me refiero a una llamada que recibí ayer en la mañana de una insitución bancaria. La llamada era para confirmar si yo había hecho un consumo en una estación de gasolina por $3,200 a las 11 y pico de la noche anterior.

Tomando en cuenta que tengo un Fiat Punto y que todavía los precios de la gasolina no han alcanzado ese nivel, es imposible gastar tanto llenando un tanque de 11 galones. La persona canceló mi tarjeta, y me dijo que fuera con el plástico a una sucursal del banco a entregarla y de paso a abrir una reclamación por el monto.

Suelo ser una pesona organizada, y solo echo combustible en una sola estación y con una sola tarjeta (aunque utilizo esa tarjeta para otros fines también), a menos que esté en el interior del país. Además, normalmente acompaño al "bombero" a cobrarse de la misma; pero recuerdo que la última vez que eché gasolina me encontré con una amiga y me entretuve por lo que no me fijé en lo que el susodicho hizo. ¡Diablos, qué puntería! La primera vez que me descuido y "rián", le hacen una copia a la tarjeta. Por suerte fue sólo un consumo (jejeje, no hubieran podido hacer más como quiera).

Hago este comentario como una alerta más a todas las que hemos escuchado alguna vez de fraudes con tarjetas de crédito, para que seamos más cautelosos, porque los ladrones viven al acecho.

Lo que pienso hacer ahora es sacar una tarjeta con poco límite y utilizarla solo para consumos de gasolina. Eso me dará la tranquilidad de que si me pasa lo mismo, y la tarjeta no está hasta el tope (como ahora), no podrán hacer fiesta con mi crédito.

Lo malo del caso es que yo acababa de pagar la tarjeta cuando recibí la llamada, y me quedé sin un chele y sin tarjeta!

2 Comentarios:

At 3:41 p. m., Blogger Sarah said...

Raff, exactamente lo mismo me pasó a mí, pero no me llamaron del banco para informarme, me dí cuenta cuando quise usar la tarjeta en el super y no pasaba(suerte que andaba con otro ¨respaldo¨). Al llamar al banco resulta que en una gasolinera me cargaron dos consumos por casi RD$3,000 en dos días (y uno de esos dias yo llené mi tanque en otra gasolinera). Al banco le resultó sospechoso y bloqueó mi tarjeta como medida de precaución pero no tuvieron la delicadeza de llamarme.....me tuve que dar cuenta! Fui personalmente a dejar formal queja de mi caso, la tarjeta fui sustituida por otro plástico con nueva numeración y los consumos que yo no hice fueron revertidos....el mal rato no se lo deseo a nadie.

Cariños,

Sarah

 
At 4:06 p. m., Blogger Rafael Vargas said...

Pues como soy asiduo a la gasolinera (queda frente a mi trabajo), voy a ir a hablar con el gerente, para que tome medidas, ya que no les conviene para nada perder los clientes para que uno o dos empleados se hagan ricos.

 

Publicar un comentario

<< Home