lunes, enero 08, 2007

De Miami a NY - Parte 5

Al otro día, jueves, nos levantamos tarde y arrancamos para Manhattan a entregar el vehículo, ya que es imposible andar por esos predios con vehículo propio. Manhattan realmente es una isla peatonal. Cuando vamos saliendo del Lincoln Tunnel lo primero que veo es un letrero de parqueo a veinte dólares la hora. ¡Joder! Así no podemos!!!

Nada, el sr. de Puerto Plata que recibió el carro me puso a cojer lucha en inglés para después burlarse, y de ahí salimos para Sephora a comprarle unos polvos a mi hermanita. Vaya vaina! Tres tígueres feos, en una tienda de mujeres, comprando polvos. Como si fuera poco, dice Manuel: "Yo tengo que ir a Victoria Secret a comprarle unas cosas a mi mujer". Jejeje! De ahí salimos con 2 fundas rosadas preciosas :P

Cuando salimos me quedo viendo un tíguere que nos mira medio raro, y le digo a Abel: "Vaya moreno, levántate en Nuebayol". Cuando me volteo a decirle a Manuel del levante de Abel, "la cosa" esa me tenía los ojos clavados, se le estaban casi saliendo. Por poco se cae por estar caminando mirando para atrás. De ahora en adelante me llevaré del consejo de Abel: Nunca mires hombres a la cara en NY.

Nada, después de mi levante, llamo a Ronny (un amigo de RD que estaba en NY también) y acordamos juntarnos en el Ferry de Staten Island para ir a ver a la doña PRDísta. Le tiramos fotos a la doña del jacho, a Manhattan, parte de NJ, Queens, y otros sitios más.

Nos depedimos de Ronny, y arrancamos a NJ. Cuando Carlos llegó, nos fuimos a un sitio que se llama Fiesta Buffet. ¡Ay! ¡Si ellos lo hubieran sabido! Solo con el postre que me comí, almuerza una familia sin problemas. Sin decir de los demás. Tilapias fueron como 5. Platos de comida como 11. Y eso, que solo éramos 4. Esta vez no fue como en Jacksonville que no tomamos nada. Con todo y bebida, pusimos a Ana (la dominicana que nos atendió) a cojer lucha cambiando platos.

Dobla'o de una jartura, salimos para Circuit City a comprar la laptop por la que me había decidido. Cuando llegamos, de nueve ofertas que tenían solo quedaban 2, y no me gustaban. De ahí fuimos a Sam's, la costarricense que me atendió ma mandó para donde un dominicanito medio pájaro y que estaba acelerado. Tampoco conseguí lo que buscaba. De ahí nos fuimos para la casa con las manos vacías.

1 Comentarios:

At 4:49 p. m., Blogger Sarah said...

ADORO esas bolsitas rosadas....con todo su contenido. !No te imaginas!

Jejeje...muy divertido y variado tu dia.

 

Publicar un comentario

<< Home