lunes, octubre 02, 2006

Con el pie izquierdo

Hay días que simplemente no deben existir en la vida de ningún ser humano. Y este, sin dudas, es uno de esos:

Me despierta a las 4:00AM el sonido del celular. Me levanto medio azora'o, lo cojo pensando lo peor, y me saluda una compañera de la maestría, diciéndome que amaneció arreglando el trabajo final y que después de grabar no encuentra lo que hizo. En vano intento explicarle varias cosas, pero el trabajo no aparece.

A las 8:15AM estoy en su casa buscando la laptop para tratar de recuperar el trabajo, me llevo la laptop para mi oficina a intentar con todos los programas de recuperación que encontré. Pero que va! Al mediodía, desanimado, arranco para mi casa, y luego de pasar el tapón de la 27 con Lincoln me doy cuenta que dejé la llave y tengo que devolverme para la oficina a buscarla (por lo menos me di cuenta mucho antes de llegar).

Cuando llego a mi casa hay un solazo que da miedo salir a la calle, por lo que decido bajar el cristal del carro un poco. Cuando voy a comer, se me cae el plato con la comida. Todo el que ha tenido algún plato o vaso duralex sabe que cayeron vidrios hasta en la calle. Sin comida e incómodo me pongo a recojer los vidrios, y empieza tremendo aguacero; pero estaba tan incómodo que no recordé que no cerré el cristal del carro completamente. Acabo de recojer como el 40% de los vidrios (el otro % restante debe haber caído en sitios que ni me imagino, solo sé que se me cayó el plato delante de la nevera y encontré vidrios hasta detrás).

Decido acostarme a dormir un poco, ya que estoy despierto desde las 4:00am, fui al gym y ni me he desayunado, o sea que no tengo muchas fuerzas para nada. Como al minuto y cuarenta y cinco segundos de cerrar los ojos, vuelve y suena el celular. Me llaman para decirme que no apareció nada en el último intento que se hizo de recuperar los archivos. Cuando me voy a montar, me mojo todo el fundillo con el asiento del carro, ya que no se vé cuando le cae agua.

A las 5 y media, me dice una de las muchachas del grupo, que ellos se van a reunir a las 6; como yo no puedo porque tengo que dar clases, arranco a llevar la laptop a casa de su dueña para que cuando se reúnan tengan con qué trabajar. Llego como a las 6:15, luego de haber llamando a Intec para que los estudiantes no se vayan. Arranco para Intec. A las 7:45pm logro parquearme, después de como rtes aguaceros y un tapón maratónico en la Pedro Livio Cedeño. Obviamente todos los estudiantes se han ido (excepto tres, pero no puedo dar la clase).

Llamo a una del grupo de la maestría para reunirme con ellos y rehacer el trabajo, y me dice que como la dueña de la laptop no sabía que yo la iba a llevar, pues no se juntaron, que vamos a hacer una conferencia telefónica.

Y aquí estoy, con sueño, hambre, cansado, sin el trabajo hecho y esperando para empezarlo por teléfono, y hay que entregarlo mañana.

2 Comentarios:

At 10:42 a. m., Blogger Sarah said...

¿Habrá sido porque era lunes?

Menos mal que yo te llamé temprano para recordarte el especial aunque ambos estemos sin un chele encima..no para otro mal rato...jejeje

Na´, que a veces hay dias así. Espero que hoy te vaya mejor.

 
At 2:44 p. m., Blogger Demetrix said...

Bueno, mejor ni te hubieses parado de tu cama ese dia, mierkina que mala suerte... pero aun asi, no me ganas, las bainas que me pasan a mi son peores, jejejeje.... Cuidese mucho y no dure tanto pa postear, jejeje (es relajando, escriba cuando le de la gana porke no le pagan pa esto)

 

Publicar un comentario

<< Home